5 Aplicaciones NO cosméticas de BOTOX

5 Aplicaciones NO cosméticas de BOTOX

El Botox es muy conocido por su uso en el campo de la estética. Sin embargo, está toxina tiene muchas aplicaciones que van dirigidas no solo a mejorar nuestra imagen, sino también nuestra salud

Los primeros usos clínicos de la toxina botulínica fueron en la década del 70. Se empleó para tratar el estrabismo.

Gracias a su poderoso efecto como relajante muscular en la actualidad la toxina botulínica tiene varias aplicaciones médicas:

  1. En trastornos del movimiento, sobre todo en formas de distonía, una enfermedad que provoca espasmos musculares en la mano, el pie, tronco, boca, etc.
  2. En el control del blefaroespasmo (contracción intermitente e involuntaria de la musculatura del ojo).
  3. Incontinencia urinaria o vejiga hiperactiva.
  4. Como inhibidor del exceso de sudoración (hiperhidrosis).
  5. Bruxismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *